El amor, es, simplemente amor

Aquel 28 de junio de 2011, llegaba nuevamente a Madrid.

El AVE (tren de alta velocidad español) me transportó en 2 horas desde Sevilla hasta la capital. Ese pasaje fue el último regalo de Mario, el inolvidable huésped sevillano que me recibió en su casa gracias a Coachsurfing (en ESTE POST te cuento de qué se trata esta plataforma). 

Además de la infinita magia que Mario desplegó en los 5 días de mi estadía en Sevilla, el señor se tomó la molestia de pedirle a uno de sus amigos que trabajaba en la empresa del moderno ferrocarril, que me lleve de «colada» en el tren (o sea sin pagar). Una despedida digna de aquél personaje desinteresado, dadivoso y especial.

Con Mario, en alguna de las tantas fiestas sevillanas que me llevó a conocer

El viaje en el AVE fue una delicia: aire acondicionado, butaca reclinable y espacio para estirar mis piernas largas. Tenía toneladas de cansancio acumulado, ya que Mario, además de ser un anfitrión extraordinariamente generoso, tenía un master con honores en salidas, fiestas y trasnochadas. Mi paso por Sevilla había sido felizmente agotador. 

Supuse que iba a dormir durante las dos horas del viaje, pero no fue así. Mi mente no paraba de rebobinar una y mil veces lo vivido durante los últimos días. Sentía el corazón desbordado de agradecimiento, todo mi ser se expandía en cada inhalación, acrecentando mis emociones que hervían en mi interior, espesas, como un fluir que me envolvía, me abrazaba y me arrullaba.

Naufragaba en mareas de felicidad, dichosa por la experiencia vivida, cuando un extraño sonido me trajo regreso al tren. 

Era la notificación del pequeño celular italiano que llevaba conmigo, para casos de necesidad y urgencia. En la pantalla refulgía el contundente mensaje de Mariela, aquella amiga entrañable que un año antes me había abierto las puertas de su casa y regalado su corazón (en ESTE POST te cuento el día que la conocí).

«Espero que estés con pilas, porque hoy tenemos tremendo fiestón». Sabía muy bien lo que significaban esas palabras… me esperaba una larga noche de juerga. Cuál sería la nueva sorpresa de Mariela… 

El tren empezó a reducir la velocidad, estábamos llegando a la inmensa estación de Atocha, mundialmente famosa por el ataque terrorista de 2004, donde murieron 191 personas.

Atocha es descomunalmente grande, de hecho es la principal estación de trenes de Madrid. Se divide en tres zonas: Madrid-Puerta de Atocha, Madrid-Atocha Cercanías y Atocha Renfe, que es la estación de metro. Además de enorme, sorprende con su precioso Jardín Tropical, un oasis urbano que se corporiza en medio de la estación, formado por más de 500 especies, animales y vegetales, algunas exóticas provenientes de la India, China y Australia. 

El calor era intenso. a fines de junio, Madrid calificaba como un colosal horno, con sus casi 40 grados de temperatura.

Bajé del tren y me dediqué a la tarea de encontrar la manera de llegar a casa (la de mi amiga, obviamente). Rápidamente divisé los carteles que anunciaban el acceso al metro. Un pocos minutos después me encontré rumbo al departamento

Eran las 5 de la tarde, hice unos cálculos mentales y supuse que tendría al menos una hora para descansar antes de salir. Madrid es (en mi experiencia) la ciudad donde mas tarde se puede salir y  encontrar fiesta a toda hora, sobre todo si tu amiga es una experta diplomada en el tema. 

Pero mis cálculos fallaron olímpicamente. Apenas abrí la puerta del departamento, el huracán llamado Mariela dió 20 vueltas a mi alrededor, al tiempo que me arrancaba mi pequeño bolso de mano, con el que había viajado durante 10 días, me daba unas pinceladas de maquillaje para disimular mi elocuente cara de agotamiento, me perfumaba y me ponía al tanto del programa del día: «hoy es la marcha del Orgullo Gay y es la ciudad entera está de fiesta. Empieza a las 6 de la tarde, nos tenemos que ir ya!» me comunicó mi socia madrileña. 

En tiempo récord decretó que estaba «decentemente presentable» y salimos, como si huyéramos ante la inminencia de una bomba a punto de estallar.

Media hora después, emergíamos a la superficie por la boca del metro en Gran Vía. 

Me encontré entonces con uno de los espectáculos más descomunales que vi en toda mi vida. Los balcones de los edificios ubicados sobre la avenida más famosa de Madrid estaban completamente invadidos de la icónica bandera arco-iris, símbolo mundial del movimiento gay. 

Micros y micros repletos de gente sobre la Gran Via

Las calles y veredas se habían transformado en una inmensa masa de gente en movimiento. Carteles, micros, orquestas, parlantes, todo confluía en un desorden casi demencial, perfectamente ejecutado. Madrid festejaba su diversidad, sus diferencias, sus encuentros y lejanías, eso que la hace tan… Madrid. Horas y horas de música, baile, risas, alegría compartida, felicidad.

Nunca había presenciado una fiesta semejante, miles de personas juntas, festejando su libertad de elegir a quien amar. Miles de personas celebrando el amor.

El mensaje es tan claro y simple que hasta suena ridículo tener que explicarlo… El amor es amor, en todas sus diversas expresiones posibles.

El amor es libre. 

Y lo demás es puro cuento…


TE GUSTÓ EL POST?  TE SIRVIÓ LA INFORMACIÓN? DEJAME UN COMENTARIO Y COMPARTILA CON TUS AMIGOS VIAJEROS!

¿NECESITAS AYUDA PARA ORGANIZAR TU PRÓXIMO VIAJE A EUROPA?

¡Contactame y empecemos HOY a planificar juntos tu viaje soñado!

¿Vas a viajar? ¡No te olvides de la asistencia al viajero!

Uno nunca espera tener un inconveniente de viaje, pero estos suceden! Un dolor de estomago, una torcedura de tobillo, situaciones comunes que te pueden ocasionar gastos inesperados. ¡OLVIDATE DE TODO Y VIAJÁ TRANQUILO! Para eso te recomiendo ASSIST 365, una empresa que piensa en las necesidades de los viajeros y ofrece las mejores coberturas al mejor precio. Además, usando el código de descuento DESTINOSYMALETAS accedes a un precio especial!!!

Hace CLICK ACÁ para cotizar tu asistencia de ASSIST 365.

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .