Planes rotos y nuevas oportunidades

Un hermoso capacho rosada adornando una calle salteña

En este momento debería estar haciendo mi valija para regresar a Buenos Aires. 

La teoría indicaba que mañana, miércoles 2 de septiembre, subiría a un avión con destino a Buenas Aires. El plan era reencontrarme con mis hijas, padres, hermanos, sobrinos y amigos después de 5 meses de lejanía reglamentada. Volvía a ese departamento chiquito en el sexto piso de un edificio en el barrio de Coghlan al que llamaba «casa» hasta hace un tiempo atrás. La idea de ponerme algo diferente todos los días, aunque sea para ir del dormitorio a la cocina, me resultaba tan tentador como una suculenta milanesa a caballo.

Pero eso, como ya sabés, no va a pasar. 

En lugar de estar acomodando mis pocas pertenencias en el carry-on, me debato entre preparar una pizza o unas hamburguesas (pues siempre saludable…).

Mañana no me subiré a un avión, aunque es probable que tenga que ir al super porque quedan pocas provisiones. Mi «casa» seguirá siendo, por tiempo indeterminado, esta pequeña vivienda bastante impersonal en Salta, en la que habito desde el 17 de marzo cuando vine por 10 días, lapso que se transformó, por arte de pandemia y decretos presidenciales, en más de 5 meses. 

Espero que no me malinterpretes ¡no me estoy quejando para nada! Mis «problemas» comparados con los de la mayoría del planeta, son de una levedad ridícula. Por otro lado este alejamiento impuesto tiene (como la vida misma) su lado bueno, o al menos así me gusta verlo.

Mi forzada estadía en Salta me obligó a abrir los ojos y a observar diferente.

Una fachada salteña, con su hermoso balcón de madera tallada

Entonces las repetidas calles transitadas una y otra vez, se me revelaron cómo tesoros ocultos a la luz del sol. Una multitud de balcones, vanidosamente engalanados, empezaron a surgir ante mi asombrada percepción. ¡Los había visto tantas veces sin mirarlos realmente! Una tarde, cuando pensé que ya no tenía nada mas para descubrir, me encontré con una colección de puertas imponentes, ventanas históricas y fachadas coloniales. Cada tarde me lanzo a las calles salteñas sin rumbo, dispuesta de seguir sorprendiéndome con los encantos de esta ciudad, que me promete el colorido hechizo de sus florecidos lapachos que embriagan las veredas con perfume dulzón.

Hace 5 meses y medio que estoy en Salta. 25 semanas. 170 días. 

Hoy no sé donde vivo, ni dónde voy a vivir. Tampoco entiendo bien cómo sigue la vida. Y eso, aunque me asusta un poco, abre sin disimulo un camino desconocido. 

Como las puertas y los balcones salteños, las oportunidades también están ahí, frente a nuestra repetida mirada, cansada de una rutina asfixiante.

Y a veces, sólo se trata de salir, sin rumbo, a descubrirlas…

Salta, 1 de septiembre de 2020


TE GUSTÓ EL POST?  TE SIRVIÓ LA INFORMACIÓN? DEJAME UN COMENTARIO Y COMPARTILA CON TUS AMIGOS VIAJEROS!

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

TE GUSTÓ EL POST?  TE SIRVIÓ LA INFORMACIÓN? DEJAME UN COMENTARIO Y COMPARTILA CON TUS AMIGOS VIAJEROS!

2 comentarios

  1. Es todo una incertidumbre Majo!! No se puede hacer ningún proyecto!! A mi no me gusta para nada, soy una persona a la que le gusta tener una visión del futuro y poder organizar con tiempo todo!! Esperemos pase pronto esta situación!! Ánimo, estás disfrutando de un bello lugar y no estás sola!!

    Me gusta

    • Asi es Norma! dentro de todo lo que esta sucediendo, soy una privilegiada. Trato de disfrutar al máximo mis días en Salta, y estoy descubriendo la vida fuera de la capital, lo cual no me disgusta para nada, pero la incertidumbre es lo peor!!! Gracias por tu comentario

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .