Noche de invierno

Anestesiada por el cansancio, así se sentía.

Sus pequeños huesos resonaban con cada movimiento. Le fastidiaba sentir la ropa sobre su piel hastiada de horrores. Sacudió fuerte la cabeza, quería borrar la macabra colección de imágenes que desfilaba en su memoria. Pocas veces había visto tanto ensañamiento acumulado. Su frialdad nata, curtida por una prestigiosa carrera de treinta años abriendo cadáveres, pulsaba en un ritmo diferente.

Se sentía inquieta sin motivo y eso la molestaba.

Se miró en el espejo. Vio la imagen de su mítica belleza opacada por la fatiga. Acarició esas incipientes arrugas alrededor de los ojos, quería disimular los signos de agobio, pero sabía que era inútil. Necesitaba dormir al menos cinco horas seguidas. 

Caminó con pesadez hacia la puerta. Afuera, bajo la gélida noche estrellada, sintió un inesperado escalofrío. La inquietud se convirtió en una extraña premonición, como si las torturadas almas de las víctimas le susurraran algo al oído.

El agotamiento me está trastornando, se dijo a sí misma, con el habitual desapego emocional que la habitaba.

Estaba a punto de entrar al auto cuando escuchó un grito detrás suyo. Era el guardia de seguridad que la llamaba con prisa.

Disculpe doctora, pero tiene un llamado del alcalde y dijo que era importantex.

Qué tipo inoportuno… pensó Anna. Volvió sobre sus pasos cargando su notorio fastidio.

¿Qué quieres Peter? dijo molesta. Conocía demasiado bien a Peter Watts y sus miserias más oscuras, esas que ella misma había escondido bajo las sábanas de su cama matrimonial. No tenía tiempo ni humor para atender con honores a su ex marido devenido en político exitoso.

Dra. Jackson, qué placer tan grande es escuchar tu voz nuevamente, después de tanto tiempo. Me pareció oportuno avisarte que en pocos minutos recibirás un regalo de mi parte. Me costó mucho tiempo y dedicación conseguirlo, y quiero que sepas que lo preparé con esmero y devoción, pensando en vos a cada momento. Es una pena no estar a tu lado cuando lo recibas, pero me resulta imposible, como sabrás comprender. Espero te guste tanto como a mí. Que tengas buenas noches.

La comunicación se cortó de golpe.

Anna no era capaz de reaccionar. El hombre que la había llamado no era su ex-marido y actual alcalde. Esa voz… una voz siniestra y aguda, cargada de ironía y crueldad, que perforó su agobio. Sabía que conocía esa voz. También intuyó, con certeza visceral, que el mensaje era una amenaza.

Qué sonido extraño… pensó y rápidamente se dió cuenta que eran los latidos de su corazón retumbando con violencia. Anna sintió, por primera vez en su vida, el espíritu paralizado.

¿Se encuentra bien Doctora Jackson? le preguntó el guardia con preocupación, al ver su rostro pálido y demacrado. 

Si, si. Estoy bien, pero muy cansada. Me voy a casa.

Apenas dijo eso, escuchó el chirrido del camión de la morgue. En pocos segundos, la calma nocturna fue destrozada por la presencia de varios policías.

Doctora Jackson, lamento arruinarle la noche, pero esto es urgente, le dijo el inspector. 

Estoy fuera de servicio, inspector. Llevo más de treinta horas de trabajo y necesito dormir. Que se haga cargo Tom, que es casi tan bueno como yo.

No creo que pueda dormir, doctora. Tiene que ver esto, dijo y con un extraño tono cargado de pesar, corrió la sábana que tapaba el bulto. 

Anna vio cómo el alma se le escapaba del cuerpo. El peso del cielo cayó sobre ella y las piernas se le hicieron agua. Inhalaba con fuerza enormes bocanadas de aire helado, pero no podía respirar. Su corazón estalló en el oscuro infinito de la noche y el mundo se evaporó en un instante.

Sobre la camilla yacía el cuerpo destrozado de su hija.


Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .