Yo quería dormir. El quería hablar.

Si estas esperando que te confiese alguna intimidad… lamento decirte que, al menos hoy, te vas a quedar con las ganas.

Si te voy a contar cómo, gracias a la inentendible verborragia de un ilustre desconocido, descubrí una de las experiencias más extraordinarias que, afortunadamente, pude vivir.

Érase el mes de mayo de 2010 y yo andaba girando en tierras europeas por primera vez en mi vida.

Iba en tren de Venecia a Florencia, inmensamente feliz ante la perspectiva de tener unas horitas libres para DORMIR!!! (debería existir una palabra para definir el agotamiento abrumador que nos invade en esos viajes, no?). La ilusión de una siesta de 2 horas era la gloria absoluta!

En algún momento del trayecto, mientras yo flotaba en medio de un sopor abismal, se sentó al lado mío un turista asiático con unas ganas incontenibles de hablar.

Mi estado era lamentable, pero a él no le importó en lo más mínimo. Bastó que yo parpadee un segundo, para que este personaje ponga quinta a fondo con su monólogo, que articulaba en un dialecto imposible de descifrar, mucho menos para un ser que no podía balbucear ni media palabra. 

Su charla me llegaba en medio de una brumosa confusión.

Intentaba pescar algún concepto coherente dentro una desordenada mezcolanza de palabras en ingles bañadas en acento vietnamita (una de las pocas cosas que entendí de su apasionado coloquio).

Así seguimos largo rato. El vietnamita, al mejor estilo Tato Bores, seguía con su exposición infinita mientras yo intentaba hacer resonar un mmmmmm cada tanto. En medio de esta cháchara tortuosa, el orador repetía una palabra sin cesar, nosequeSURFING una y otra vez…

Llegamos a Florencia, ALELUYAAAAAAAA HERMANOS!. Nos despedimos en Santa Maria Novella. Él, feliz por la “conversación“. Yo, más agobiada que antes y con un humor definitivamente dudoso por haberme quedado sin la bendito siesta. 

No tenía idea que el “discurso vietnamita” había sido un regalo del universo.

Para eso faltaban muchos meses por delante…

Unas horas antes de subir al tren donde me cruzaría con el vietnamita.
VENECIA, ITALIA

Unos 10 meses después de aquél memorable viaje en tren, estaba planificando mi segunda odisea por el viejo continente. 

Mi primer viaje me había volado la peluca, LITERAL. Volví con el mate detonado, el corazón encendido y el espíritu desbordado de emociones. Apenas me bajé del avión que me trajo de regreso, me dije a mí misma: EL AÑO QUE VIENE VUELVO. Ese fue el poderoso mantra que me repetía a mí misma cada día desde ese momento.

Lo conseguí. 

De alguna manera milagrosa logré comprar mi segundo pasaje en mil cuotas. 

Esta vez no me iba sola. Mi mejor amiga se adosó a mi viaje cual garrapata famélica. “Vos organiza el viaje como mejor te parezca, yo confío en lo que vos decidas” me dijo en una calurosa tarde de enero, evidentemente bajo los efectos de una fuerte insolación que le había trastocado la cordura.

Genial! Me dije. Y me sumergí apasionadamente en la maravillosa tarea de la planificación. En eso andaba una tarde de domingo, buceando entre páginas de vuelos low-cost, trenes y hoteles cuando, mágicamente, aparece en mi pantalla un estridente aviso multicolor que bailaba al son de una rumba.

Las letras danzantes me preguntaban: CONOCES COACHSURFING?

Por algún motivo, esa palabra me sonaba familiar. Dónde la escuche? Alguien me la nombró! Mi disco rígido funcionaba a una velocidad inusitada tratando de pescar ese nombre dentro del mar de mi memoria.

Y así, como un FLASH SISMICO me acordé! Los cabos sueltos se conectaron en segundos: el tren, el vietnamita, Coachsurfing!!!

Fué un autentico INSTANTE AET (Ahora Entiendo Todo) que locura cuando te pasa, NO? Ahí lo tenia, con total claridad, al vietnamita que casi un año atrás me había filtrado el bocho con su monólogo inentendible. 

El tipo me había estado hablando de COACHSURFING durante casi 2 horas, contándome las maravillas de un sistema que, a medida que leía su pagina web, me fascinaba cada vez más.


Después de investigar qué corno era COACHSURFING no me quedó otra alternativa que llegar la siguiente conclusión:

Me encontraba frente a una propuesta de una genialidad despampanante.

Paso a explicarte: Coachsurfing es una comunidad mundial, donde personas de todas partes del planeta ofrecen un espacio de su casa, de manera absolutamente GRATUITA, para hospedar a turistas que visiten su ciudad. El espacio ofrecido puede ser una habitación privada, compartida o simplemente un sofá (de ahí su nombre, COACH significa sillón en ingles). 

El principal objetivo del sistema es, por supuesto, el intercambio cultural que se genera entre el anfitrión y el viajero. Con la premisa de vivir una experiencia auténtica para ambos, una receta magistral sin ningún ingrediente económico. 

Un maravilloso intercambio de buena fe sin fines de lucro.

Un descomunal WIN-WIN MUNDIAL donde todos ganan. (Y lo que se gana no es dinero!). Para acceder a esta panacea fantástica, muy delirante para nuestra desconfiada mentalidad sudamericana, deberás completar tu perfil contando cómo sos, escribir sobre tus intereses, gustos y hobbies y todo lo que puedas detallar sobre vos (con la mayor honestidad posible obviamente).

Al igual que en cualquier buscador de alojamiento, buscás la ciudad del mundo que vas a visitar, la fecha y VOILA!. La magia del buscador te devuelve una lista de todas las personas que podrían recibirte en su casa para el momento de tu viaje. 

A veces esa lista es extensa, a veces escueta. Llega entonces el momento de elegir tus potenciales anfitriones, para lo cuál es importante leer los perfiles de ellos y ver con cuáles tenes mayor afinidad, cuáles te caen bien o te dan buena vibra. Claramente la intuición en esta instancia juega un rol fundamental. 

Una vez que elegiste a tus “candidatos“ llega el momento de pedir alojamiento. Les envías un mensaje contando de qué va tu viaje, por cuánto tiempo necesitas alojamiento, con quién viajas y eso. Y después a esperar las respuestas.

Todo este descabellado sistema esta basado sobre calificaciones y recomendaciones.

Cada vez que te alojás en la casa de alguien, ambos se regalan estrellitas y elogios o comentarios poco simpáticos, dependiendo claro, cómo resultó la experiencia.

Estaba desbordada con esta maravilla, la idea de alojarnos en casas me parecía fabuloso. El chiste del cuento es que yo tenia CERO recomendación y pretendía que me reciban no solo a mí, sino a mi “garrapatamiga”. 

Tenía por delante una verdadera Misión Imposible…

Con mi “garrapatamiga” paseando por la Costa Amalfitana
CAPRI, ITALIA

No había otra opción… me tenía que encomendar al elenco estable del santoral si pretendía que algún alma caritativa nos reciba en su casa sin tener NINGUNA RECOMENDACION en Couchsurfing.

Claramente debía esmerarme mucho para que mi perfil sea una especie de encantador de serpientes y que nadie pudiera remotamente dudar que se trataba de dos argentinas maniáticas psicóticas.

A todo esto, mi amiga no tenía idea de mis descabellados planes… no quería espantarla sin sentido. Por lo que tuve la “brillante ” (?) idea de esperar a que el milagro se materialice y contárselo después. Al principio fue muy frustrante.

Mandé decenas de solicitudes, la mayoría sin respuesta. 

Los pocos que se dignaron a responder me explicaban, muy educadamente, que no podían recibir a alguien sin calificación.

Pero si nadie me recibe al menos una vez, como hago!!! me preguntaba indignada, empezando a detestar este sistema que hasta dos segundos antes me parecía la mejor creación de la humanidad…

Cuando ya estaba a punto de descartar por completo el bendito coachsurfing, me llegaron 3 mensajes verdaderamente milagrosos.

Teníamos casa en Perugia, Florencia y Sevilla!!! 

Ahora sólo me quedaba la sencilla tarea de convencer a mi amiga de que no había enloquecido, que no nos iban a descuartizar ni íbamos a terminar siendo miembros de una secta satánica, que existen personas dispuestas a obrar con desinterés y no solamente por guita…


Después de una profunda charla existencial con mi queridísima amiga sobre los pros y contra de sumergirnos en mi descabellada idea de hacer COACHSURFING, decidimos hacer lo mejor que se puede hacer en este tipo de situaciones: encomendarnos a la voluntad del universo y que fluya.

No quiero entrar en detalles minuciosos de cada anfitrión, seguramente algún día te lo cuente, así como las inolvidables anécdotas que nos quedaron de esas experiencias.

Lo que sí quiero es expresarte con absoluta claridad y desde mi vivencia personal, lo que atravesó a todas esas personas que nos alojaron.

Lo que vivimos fue, sencilla y simplemente, nada menos que una de las máximas expresiones de generosidad.

Nos encontramos compartiendo comidas, paseos, charlas, amigos con gente que nunca habíamos visto y seguramente nunca volvamos a ver. Personas que nos abrieron las puertas de sus hogares por unos días desinteresadamente, que nos hicieron sentir lo mejor que pudieron cada una con sus posibilidades. Hemos vivido en lugares fabulosamente descomunales y en otros donde el espacio era mínimo, pero todos nos recibieron con gentileza, educación, respeto y aprecio.

Quizás no es una experiencia para todas las personas, ni para todos los viajes, ni para cualquier ocasión. 

Como todo lo que nos pasa en la vida, hay un momento para cada cosa, el secreto está en seguir tu intuición para elegir cuándo es el exactamente perfecto para vos.

Si algo de lo que te conté te hizo sentido, te generó curiosidad o un deseo irrefrenable de probar, no te quedes con las ganas! Dejá los miedos colgados en casa, sacudite las dudas y salir a disfrutar corazón! 

Vamos, que el mundo te está esperando y la vida esta en flor!


TE GUSTÓ EL POST?  TE SIRVIÓ LA INFORMACIÓN? DEJAME UN COMENTARIO Y COMPARTILA CON TUS AMIGOS VIAJEROS!

¿NECESITAS AYUDA PARA ORGANIZAR TU PRÓXIMO VIAJE A EUROPA?

¡Contactame y empecemos HOY a planificar juntos tu viaje soñado!

¿Vas a viajar? ¡No te olvides de la asistencia al viajero!

Uno nunca espera tener un inconveniente de viaje, pero estos suceden! Un dolor de estomago, una torcedura de tobillo, situaciones comunes que te pueden ocasionar gastos inesperados. ¡OLVIDATE DE TODO Y VIAJÁ TRANQUILO! Para eso te recomiendo ASSIST 365, una empresa que piensa en las necesidades de los viajeros y ofrece las mejores coberturas al mejor precio. Además, usando el código de descuento DESTINOSYMALETAS accedes a un precio especial!!!

Hace CLICK ACÁ para cotizar tu asistencia de ASSIST 365.

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

5 comentarios

  1. Genial. Desde 2011 a 2015 viaje un montón gracias a couchsurfing. Luego pude hospedar a varios en mi casa.. Pretendo seguir haciéndolo. Igual ahora cuando viajo voy alternando, a veces couch, otras veces acampar, otra hotel y otra depto… De todo un poco. Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .